Neoliberalismo y Proteccionismo, Ventajas y Desventajas

Actualizado: 12 de mar de 2019


Las grandes potencias son las más beneficiadas con el Neoliberalismo y éstas, cuando les resulta conveniente, adoptan medidas proteccionistas que afectan a los países con los que interactúan.

¿Qué Sucede?

A pesar de que los países altamente industrializados se benefician por la estrategia neoliberal, no son autosuficientes y se ven obligados a establecer relaciones comerciales con otras naciones para obtener los productos que requieren, buscando siempre que la balanza comercial los favorezca.

¿Por qué es Importante?

Aunque la política neoliberal prevalece en el mundo y favorece más a los países industrializados, existe una gran interdependencia entre todos los países del orbe y debido a ello se establecen tratados comerciales para tratar de establecer un equilibrio en el intercambio de productos y servicios que se lleva a cabo. Es por esto que México ha suscrito varios tratados comerciales con diferentes países.

¿Cómo Afecta?

Los países subdesarrollados como México, al tener una dependencia económica importante con los Estados Unidos de América, trata de equilibrar su balanza comercial en la medida de lo posible, ya que varias de las medidas económicas adoptadas por el gobierno estadounidense lo afectan, sobre todo cuando establece aranceles o incrementa el precio del petróleo, ya que se deprecia la moneda mexicana e impacta el nivel de vida de su población.

Artículo Completo

Durante las últimas décadas la economía mundial ha presentado cambios trascendentes, y las grandes compañías internacionales dominan cada vez más los mercados. Refrescos como Coca Cola, se consumen en gran parte del mundo. En México, los refrescos de las compañías transnacionales tienen más presencia en el mercado que los de empresas nacionales. Hay muchos otros productos que sólo se fabrican en el extranjero, como por ejemplo las piezas de los automóviles que se ensamblan en México. Un cliente alemán o francés puede escoger entre un coche nacional o importado, en cambio, un español o un mexicano están obligados a comprar un automóvil de marca extranjera. Prácticamente todos los productos de alta tecnología son elaborados por empresas extranjeras, aunque muchas veces éstas tengan sucursales en México. Un Volkswagen ensamblado en Puebla por mano de obra mexicana, sigue siendo un coche alemán.

No obstante, tampoco los países altamente industrializados son autosuficientes. Europa depende del petróleo que importa de países asiáticos, africanos y americanos. México produce petróleo suficiente para satisfacer su demanda interna, pero una parte de la gasolina que se vende en el país se refina en plantas estadunidenses y luego se reimporta. Para extraer el petróleo de los pozos, Pemex depende de tecnología extranjera (Cruz Soto, Luis Antonio, 2002).

Podríamos agregar muchos ejemplos más, sobre la interdependencia económica en el mundo. Alimentos, ropa, tecnología y materias primas se intercambian de país en país y de región en región. Zapatos y textiles de China y de otros países asiáticos circulan en todo el mundo, y para las fábricas nacionales es difícil competir con los productos importados. Se puede proteger la industria nacional gravando importaciones, pero si muchos países niegan la entrada libre de productos de importación, se podría desatar una guerra comercial. Hace varios años en Alemania se negó la entrada de ropa china, lo cual causó la protesta de las grandes cadenas comerciales que se iban a quedar sin mercancía, porque los fabricantes nacionales sólo podían cubrir una parte de la demanda. Finalmente, se permitió que los barcos chinos entregaran su mercancía, lo cual evitó la escasez de ropa y un aumento importante de los precios.

Nuestro mundo moderno es neoliberal, y aparentemente no podríamos vivir sin el libre comercio que beneficia a todos. Según las teorías liberales sólo en casos excepcionales, los gobiernos deberían intervenir en los procesos económicos, porque la economía es como la naturaleza, donde todo se autorregula. “Laissez faire, laissez passer” (“dejar hacer, dejar pasar”), exigían los economistas franceses liberales del siglo XIX, lo cual significa que hay que dejar que se hagan las cosas sin intervención de las autoridades. Los débiles e ineptos son vencidos, y los fuertes y capaces se imponen. El comunismo soviético fracasó, y ahora se piensa que el futuro pertenece a la economía neoliberal.

Sin embargo, no todos los teóricos comparten este optimismo y señalan ciertas contradicciones del neoliberalismo actual. Es cierto que el comunismo se colapsó en los países del este y que Rusia hoy en día es un país capitalista. También lo es China, que sigue teniendo un gobierno comunista, pero se abrió al capitalismo. Ningún país del mundo tiene un crecimiento tan fuerte como China, y las empresas chinas invierten en muchas partes del mundo. A pesar de ello, la economía de este país sólo en parte es capitalista, y el gobierno chino sigue siendo comunista.

El neoliberalismo favorece a China que exporta gran variedad de productos a los Estados Unidos y otros países. Eso tiene como consecuencia que la balanza comercial norteamericana sea deficitaria, y por lo tanto el gobierno del presidente Trump quiere gravar las importaciones chinas, lo cual convendría a los intereses económicos de Estados Unidos.

Estudiando la historia económica, nos damos cuenta que sólo los gobiernos con gran fuerza económica defienden el libre comercio, porque les abre mercados. Pero en el momento en que el libre comercio beneficia a otros países, empiezan a proteger su producción nacional. En los siglos XIX y XX, los ingleses promovieron el libre comercio porque su economía era vigorosa, pero cuando empezaron a tener problemas económicos, se decidieron por una política proteccionista (Harvey, David, 2007).

Lo mismo pasa ahora con Estados Unidos. Como el superávit chino es una amenaza para su presupuesto, el presidente Trump se pronuncia en contra del libre comercio con este país y revisa también los convenios comerciales con otras naciones. Opone al libre comercio y neoliberalismo de Obama, una ideología nacionalista que resume en las palabras: “America First”. No le importa el bienestar del mundo, sino el de su propio país. Una nación que es fuerte y encabeza la economía mundial, promueve con gusto el libre comercio, pero un país que teme por su liderazgo, deja de ser liberal y se pone agresivo. Estados Unidos acumuló un déficit gigantesco, y muchos predicen que pronto China será el nuevo líder mundial de la economía.

Por su déficit comercial, Estados Unidos le debe grandes cantidades a China y otros países. Europa y México se sienten traicionados por la nueva política de Trump, y lo critican por ser imprevisible y veleidoso, pero cuando la situación económica es difícil, muchos buscan sólo su propia ventaja y ya no piensan en los demás.

Ante las medidas arancelarias adoptadas por Trump recientemente, es posible que se desate una “guerra comercial”, pues China, los países europeos y los demás afectados, tendrán que reaccionar contra el gobierno de los Estados Unidos con medidas similares y esto provocará efectos económicos negativos en la economía mundial.

Bibliografía

1. Cruz Soto, Luis Antonio. Neoliberalismo y Globalización Económica. Revista Contaduría y Administración, no. 205, abril - junio, 2002.

2. Harvey, David. Breve Historia del Neoliberalismo. Ed. Akal, 2007.

© 2019 por INSPIRING. Todos los derechos reservados. Zapopan, Jalisco, México.

Newsletter