La Triple Hélice, Llave para el Crecimiento

Actualizado: 12 de mar de 2019



La denominada Triple Hélice es un proceso para impulsar la innovación, el crecimiento y el desarrollo económico, en países emergentes, mediante la vinculación de acciones entre universidad, empresa y gobierno.

¿Qué Sucede?

Actualmente, el mundo vertiginoso en que vivimos, propicia que las empresas en general, pero particularmente las micro, pequeñas y medianas, requieran apoyos para poder mantenerse, crecer y desarrollarse, por lo que se ha comprobado que la intervención de las instituciones de educación superior, las empresas consolidadas y el gobierno en sus tres niveles, trabajando de manera coordinada, pueden impulsarlas.

¿Por qué es Importante?

Debido a que mediante la apicación de la "Triple Hélice" (universidad-empresa y gobierno), se ha demostrado que es posible dar un soporte al las Pymes, abrirles sus expectativas hacia su consolidación, crecimiento e innovación, lo que las impulsa a obtener mayores ingresos, crear más empleos, aplicar la capacitación, producir con mayor calidad, innovar, crecer y además aumentar el producto interno bruto de manera importante, considerando que representan el mayor porcentaje en las empresas del país.

¿Cómo Afecta?

La aplicación de la Triple Hélice produce efectos positivos, según se ha demostrado en los países emergentes de Asia, África y América Latina en los que se ha aplicado, y la vinculación de acciones entre las instituciones de educación superior, las empresas y las instancias gubernamentales ha logrado desarrollar programas específicos de apoyo, que han arrojado resultados positivos en materia de desarrollo en sus distintas vertientes.

Artículo Completo

En la sociedad del conocimiento, un concepto que resume las transformaciones sociales producidas en el mundo actual, se orienta al análisis de los cambios socio-territoriales para ofrecer una visión del futuro y guiar normativamente las acciones públicas. Las transformaciones producidas al interior de cada uno de esos elementos, deben ser convertidas en modelos de intervención que permiten la instrumentación de cambios positivos en la sáreas productivas y los grupos sociales (ONU, 2006).

La región económica se convierte así, en la unidad espacial de estudio, y mediante su especialización industrial, productiva y social es objeto de análisis, cuyos resultados deben conducir a propuestas formales de vinculación académica, gubernamental, empresarial y social, con el objeto de fortalecer el emprendimiento, la innovación y la competitividad, cuya acción sinérgica permita detonar potencialidades regionales, diferenciar capacidades y ofrecer mejores condiciones asociadas a la calidad de vida.

Dentro de las más recientes orientaciones en materia de desarrollo regional, aparece hoy el rol de la universidad y la denominada "economía del conocimiento" (Derek Chen, 2005), la academia, como institución de relevancia estratégica en materia de procesos de producción y transferencia de conocimiento en beneficio de diversos sectores productivos. Los actuales movimientos derivados de procesos globalizadores alcanzan en sus esferas de responsabilidad, a unidades productivas locales y regionales, así como a la sociedad y el gobierno.

Las transformaciones producidas al interior de la educación, están convertidas en modelos que permiten la instrumentación de cambios positivos en las áreas productivas y los grupos sociales. Aspectos como la innovación en la empresa moderna, debe comprenderse como una herramienta procesal fundamental para el crecimiento y la competitividad. Elementos como la calidad de vida a partir de ingresos adecuados, integran el segundo aspecto.

En este sentido, para los hombres y las mujeres, es de primordial importancia desarrollar una actividad productiva que les sea remunerada, otorgue estabilidad económica, permita satisfacer sus necesidades elementales y especialmente, que se convierta a través de su realización, en fuente de satisfacciones personales. Esta es una aspiración deseable y altamente realizable, que al mismo tiempo evidencia brechas de igualdad significativas.

Aspectos como la innovación en la empresa moderna, debe comprenderse como una herramienta fundamental para el crecimiento social y la competitividad regional. Aparecen entonces en escena elementos como una mejor calidad de vida, a partir de ingresos adecuados, producto de la optimización empresarial, de la "economía del talento" (Goleman, 1998), que mantiene rasgos como la inteligencia, determinación, fortaleza y visión, fundamentales para ejercer liderazgos empresariales, los cuales deberán ser apoyados por conocimientos especializados, financiamientos gubernamentales y marcos institucionales altamente optimizados.

La velocidad con que las empresas enfrentan los cambios actuales en la economía, los mercados y sus fallos,megatendencias o competencia, ya no es sólo un reto que debe afrontar con responsabilidad un empresario, sino que esta tarea ha derivado responsabilidades a las Instituciones de Educación Superior (IES), creándose en ellas centros de investigación de diversas características y variados alcances que buscan responder a los desafíos impuestos por retos comerciales globales, nacionales y regionales.

Debido a ello, las exigencias actuales de la sociedad del conocimiento implican nuevas dinámicas educativas acordes con los cambios sociales y las necesidades de desarrollo; esto impacta las exigencias del aprendizaje, e implica la necesidad para desarrollar nuevas áreas académicas que satisfagan demandas actuales educativas. El reto conlleva a modelos de educación superior y estrategias de coordinación, los cuales, basados en criterios de calidad, equidad y pertinencia, se encuentren estrechamente vinculados a eficientar sectores estratégicos como herramienta competitiva local, regional y global.

Debemos partir entonces, de una visión institucional intervinculada entre gobierno-universidad-ciencia regional, y los planes estratégicos en la educación superior se enfocan al desarrollo de acciones mediante procesos de planeación estratégica, orientados a la mejora de sectores productivos regionales, para fomentar el crecimiento empresarial, cimentar su competitividad y fortalecer el desarrollo de los estudios en la ciencia económica y social regional. Estas grandes tareas exigen replantear directrices en materia del desarrollo de conocimiento relacionado con el análisis regional y de sectores estratégicos, el emprendurismo, innovación regional, cadenas de valor, clusterización, desarrollo empresarial, desarrollo de habilidades gerenciales y propiedad intelectual, para alcanzar metas en materia de incremento económico y competitivo, y crecimiento social.

El reto actual conduce a la necesaria relación entre empresa-universidad, de tal manera que los vínculos deriven en una mejora de las condiciones empresariales, de empleo, salariales, de encadenamientos, productividad, competencia y, por ende, de un mejor desarrollo local y regional. En un proceso de ganar-ganar, el factor competitividad se puede hacer presente en universidades y empresas, teniendo al gobierno como garante en los procesos de planeación del crecimiento y a la sociedad como receptora de los beneficios obtenidos.

La generación de conocimiento se convierte de esta forma en un motor que impulsa el crecimiento y el desarrollo, al posicionarse en la base de las estructuras productivas, creando mejores condiciones de productividad y competitividad. Por una parte, las Instituciones de Educación Superior (IES), tienen la importante responsabilidad de articular sus procesos académico-formativos a las necesidades del mundo productivo, y este proceso tiene presencia global. En México y particularmente en Jalisco, los procesos de formación profesional se han orientado hacia áreas de alta tecnología como la industria electrónica o de la creatividad e innovación. En el centro del país, la formación ha sido orientada hacia el sector automotriz y aeronáutico.

De igual forma, la investigación y el desarrollo realizado a la par entre IES-gobierno-empresas, se erige en un factor esencial para develar conocimientos y procesos que impulsan el conocimiento productivo en la empresa moderna. Las relaciones entre IES-empresa,deben entenderse actualmente como la relación estratégica que incorpora el desarrollo de conocimiento, investigación y desarrollo a procesos productivos especializados regionales (Leyva,2005). Bajo esta visión, las relaciones IES-empresa se fundan en una concepción estratégica en la cual el Estado busca la intervención privada en la agenda económica local o regional. El Estado se incorpora de esta forma, a la iniciativa privada en las estrategias de crecimiento económico, y para ello, adicionalmente, le dota de la infraestructura necesaria y le acerca medios administrativos para fortalecer su crecimiento y consolidación.

A partir de este momento, el binomio IES-empresa incorpora la función del Estado, en cualquiera de sus tres órdenes, federal, estatal o municipal, y la función gubernamental se centra no sólo en los referidos apoyos, sino que por igual, mantiene la responsabilidad de erigirse en el normativo de las relaciones empresariales que en conjunto con acciones públicas y la transferencia de conocimiento de las IES, conducen al cumplimiento de aspectos elementales en materia de competitividad empresarial, regional y gubernamental.

De acuerdo con Leyva (2005), los procesos de vinculación gobierno-iniciativa privada, se encuentran estrechamente vinculados con ejes rectores del desarrollo nacional. Así, la participación privada será necesario dirigirla a sectores estratégicos elementales para detonar productividad y el desarrollo de bienes y servicios que son fundamentales en una región. La especialización funcional productiva ahora no sólo es responsabilidad del Estado, sino también de las IES dentro de sus acciones sustantivas de generación de conocimiento y las empresas ante la exigencia competitiva, que se suman a modelos sinérgicos sectorizados de manera triple, hoy conocidos como Triple Hélice (Etzkowitz, H.;, Leydesforff, 2000).

El modelo de la Triple Hélice refiere la intervención del Estado, las IES y las empresas, basándose fundamentalmente en que las IES son un factor fundamental en la creación de conocimientos y su rol intermediador entre gobierno y empresas es fundamental. Los conocimientos generados por las IES permiten la innovación en organizaciones privadas. Este modelo de colaboración como fuente de creación de conocimiento, se orienta a visualizar las transformaciones entre las IES y las empresas que derivan en procesos positivos de tipo económico y social a nivel regional y local. El modelo hace referencia a la necesaria evolución e innovación empresarial.

En este sentido, las exigencias actuales de la sociedad del conocimiento (ONU, 2006), implican nuevas dinámicas educativas acordes con los cambios sociales y las necesidades del desarrollo; esto, impacta las exigencias del aprendizaje e implica la necesidad para desarrollar nuevas áreas académicas que satisfagan las actuales demandas educativas. El reto conlleva a modelos de educación superior y estrategias de coordinación, basados en criterios de calidad, equidad y pertinencia, que se encuentren vinculados en buscar la eficiencia dentro de sectores estratégicos como herramienta competitiva local, regional y global.

Este modelo, de alta aceptación especialmente en economías emergentes y regiones de África, Asia y América Latina se ha constituido en una herramienta para fomentar la innovación, el crecimiento y el desarrollo; una de sus principales exigencias es contar con un clima de alta colaboración. El modelo permite, bajo ciertas condiciones, un diseño intervinculante multidisciplinar en materia de conocimiento.

Bajo este orden de ideas, el modelo Triple Hélice establece la necesaria disminución de brechas entre diversas disciplinas y áreas del conocimiento que involucran a las tres instancias interactuantes, con el objetivo de encontrar modelizaciones que reflejen complejas oportunidades basadas en elementos tales como: 1. La nación integra al mundo académico y la empresa orienta las relaciones entre éstas; 2. El segundo aspecto establece la separación entre esferas institucionales con fronteras definidas; y 3. La academia y la empresa conjuntamente, ofrecen la generación de una infraestructura de conocimientos superpuestos institucionalmente que derivan en organizaciones híbridas emergentes (Henry Etzcowitz; Magnus KLofsten, 2005).

El modelo Triple Hélice mantiene el reto de armonizar procesos de investigación con los retos planteados por los mercados. El modelo hace referencia a la necesaria evolución e innovación, y su principal reto converge en evtiar arreglos divergentes entre IES-empresas-gobierno. El reto es la profunda ivnculación entre los tres integrantes del triángulo. El modelo tiene carácter integrador, vinculante y refiere tres elementos esenciales: a) establece la importancia de la innovación en la universidad, la empresa y el gobierno; b) sugiere movimientos en torno a las relaciones de colaboración a niveles institucionales producto de las interacciones entre los tres componentes; c) adicionalmente a cada responsabilidad, cada integrante debe asumir el rol de los demás componentes; así, existirá una universidad empresarial con una nueva responsabilidad para innovar en la región. Un gobierno innovador que busca empresas orientadas al desarrollo basado en el conocimiento y alianzas estratégicas apoyadas por grupos de investigación académica.

Entre las estrategias de acción de este modelo, se encuentra la integración de grupos de trabajo entre académicos y empresarios, en los cuales se definen las necesidades que ambas partes mantienen; por ejemplo, el impulso en proyectos de de ciencia y tecnología, procesos de innovación, intercambio de experiencias exitosas entre ambas partes, desarrollo de modelos de inserción laboral para estudiantes, modelización de planes curriculares de acuerdo a necesidades regionales, acreditación de carreras, enseñanza sobre habilidades y competencias necesarias en la empresa.

Leyva (2005) establece que en el análisis de la vinculación se hace necesario considerar que el desarrollo nacional se alcanzará con la efectiva participación de la iniciativa privada, en sectores estratégicos, de acuerdo al potencial de cada región.

En el mundo complejo actual, las empresas tienen en la universidad la posibilidad de acercar a ellas avances tecnológicos que les permitan acceder a una mayor competitividad. Otro de los retos lo constituye el acercamiento permanente, como parte de la agenda entre IES y empresas.

Si se tratara de esquematizar el modelo Triple Hélice, la universidad se encontraría en uno de los vértices y su función sería la de desarrollar actividades de investigación y desarrollo basadas en fundamentos académicos; en otro vértice estaría la industria, que es demandante de clientes, en una base de actividades económicas que por igual descansan en el trabajo de investigación para el desarrollo de nuevos modelos y oportunidades de negocios; finalmente, en el tercer vértice aparecería el gobierno como instancia gestora de marcos reguladores y condiciones políticas que favorezcan el crecimiento regional. La integración de los tres actores se encuentra en el centro del sistema, en el cual se realiza la transferencia de conocimientos de unos a otros actores, que al final incide positivamente en el desarrollo económico, empresarial y la ventaja competitiva regional.

Para las IES en México es fundamental reconocer los principios rectores en la vinculación con los sectores productivos, ya que permite acceder a proyectos sociales de elevada pertinencia, generando cuadros profesionales altamente vinculados con los sectores estratégicos regionales. El ejercicio de procesos vinculantes mediante convenios de colaboración, permite acceder lo mismo a recursos financieros, como a centros de investigación, espacios de formación y a investigadores que desarrollan conocimientos para fortalecer sectores productivos regionales.

En México las estrategias de vinculación IES-empresa, nacen desde organismos como la ANUIES, que mantiene programas de vinculación, incubadoras de empresas, institutos de investigación, centros de asistencia técnica, empresas universitarias y parques científicos y tecnológicos, en los que se han desarrollado miles de proyectos vinculantes que benefician empresas sobre todo menores. La estructura económica nacional evidencia correlaciones diversas que van del predominio de empresas de menores dimensiones, Pymes, que dominan determinados sectores y cumplen papeles discretos como unidades de negocios en determinados sectores productivos. Estas empresas son pilares del sustento económico nacional, generadoras de empleos, soporte económico de miles de familias y factor del del desarrollo productivo.

En este sentido, en México las Pymes mantienen características diferenciadas que las caracterizan dentro de límites productivos, financieros y ocupacionales. Son unidades económicas cuyas estructuras, cultura, lógica de procesos, intereses y metas difieren ampliamente entre sí. A nivel nacional las Pymes representan el 98% de la actividad empresarial, concentran el 72% del empleo y contribuyen con el 50% del PIB nacional (PROMEXICO, 2016).

De acuerdo con PROMEXICO (2016), las ventajas de las Pymes son: a) un importante motor de desarrollo del país; b) tienen gran movilidad, permitiéndoles ampliar o disminuir el tamaño de la planta, así como cambiar los procesos técnicos necesarios; c) por su dinamismo, tienen posibilidad de crecimiento y de llegar a convertirse en empresas medianas o grandes; d) absorben una porción importante de la población económicamente activa, debido a su gran capacidad de generar empleos; e) asimilan y adaptan nuevas tecnologías con relativa facilidad; f) se establecen en diversas regiones del país y contribuyen al desarrollo local y regional por sus efectos multiplicadores; y g) cuentan con una buena administración, aunque en muchos casos es influenciada por la opinión del personal o de los dueños del negocio.

Entre sus desventajas destacan: a) no invierten las utilidades para mejorar el equipo y las técnicas de producción; b) es difícil contratar personal especializado y capacitado, por no poder pagar salarios competitivos; c) la calidad de la producción cuenta con algunas deficiencias, porque los controles de calidad son mínimos o no existen; d) no pueden absorber los gastos de capacitación y actualización del personal, pero cuando lo hacen, enfrentan el problema de la fuga del personal capacitado; y e) presentan ventas insuficientes, debilidad competitiva, mal servicio, mala atención al público, precios altos o mala calidad, activos fijos excesivos, mala ubicación, descontrol de inventarios, problemas de impuestos y falta de financiamiento adecuado y oportuno.

Ante esta realidad, con el fin de mejorar las condiciones actuales que vive el emprendimiento en México, especialmente las Pymes, la alternativa más viable para fortalecer el desarrollo empresarial, será una eficaz vinculación entre empresas, universidades y gobiernos en sus distintas esferas, con el fin de generar mayores oportunidades de negocios a partir de las ideas e iniciativas emprendedoras que se conviertan en ideas de negocios, detonar las capacidades de las empresas existentes con una base altamente innovadora, escalar empresas para lograr su mayor crecimiento, propiciar el nacimiento de empresas a partir de las necesidades actuales y desarrollar encadenamientos productivos de escala local y regional, además de mejorar la base productiva, incentivar el empleo y sobre todo, hacer de la empresa actual un detonador de economías de escala que generen mayores beneficios regionales que deberán traducirse en especializaciones productivas regionales, eficacia remuneradora, mayores y mejores ingresos y especialmente alcanzar un crecimiento económico local, regional, social, productivo y familiar.

Bibliografía

Derek Chen, C. D. (2005). The knowledge of economy. the KAM methodology and World. Washington, DC.: World Bank.

Goleman, D. (1998). Working with emotional intelligence. New york: Bantam Books.

Henry Etzcowitz; Magnus Klofsten. (2005). The innovation region: toward a theory of knoeledge-based regional development. R & D Managment, 243-255.

Etzkowitz, H.; L., Leydesforff. (2000). The dynamics of innovation: from National Sistems and "Mode 2" to triple Helix relations. Reserach Policy (29/23), 109-123.

Leyva, S. L. (2005). La Vinculación de la ciencia y la tecnología con el sector productivo: una perspectiva económica y socicial. Culiacán, Sinaloa: Universidad Autónoma de Sinaloa.

Magnus Henrekson, Mikael Stenkula. (4 de Febrero de 2017). Why Are There So Few Female Top Executives in Egalitarian Welfare States? Obtenido de www.ifn.se: http://www.ifn.se/wfiles/wp/wp786.pdf

PROMEXICO. (18 de febrero de 2016). ProMéxico. Obtenido de http://www.promexico.gob.mx/negocios-internacionales/pymes-eslabon-fundamental-para-el-crecimiento-en-mexico.html

ONU. (2006, Junio 02). Hacia las sociedades del conocimiento. Informe Mundial. Obtenido de UNESCO: http://unesdoc.unesco.org/images/0014/001419/141908s.pdf


© 2019 por INSPIRING. Todos los derechos reservados. Zapopan, Jalisco, México.

Newsletter