La Inteligencia Artificial Abarca Nuevas Áreas

Actualizado: 12 de mar de 2019


La inteligencia artificial ha avanzado de manera muy rápida en distintas áreas, en beneficio de los usuarios.

¿Qué Sucede?

La inteligencia artificial ha evolucionado en forma vertiginosa, e incursionado en nuevos campos, como la medicina, la robótica, la administración y las ciencias en

general, permitiendo alcanzar objetivos que anteriormente parecían imposibles de lograr. ¿Por qué es Importante?

La inteligencia emocional se ha convertido en una herramienta fundamental para impulsar la tecnología y la innovación, por lo que se ha vuelto indispensable en el desarrollo científico e inclusive en algunas de nuestras acciones de trabajo, de ocio, e igualmente en el ámbito cotidiano.

¿Cómo Afecta?

En general la inteligencia emocional tiene un impacto positivo en nuestras vidas y su desarrollo vertiginoso nos llevará más lejos aún, aunque cabe la posibilidad de que también se le dé un uso mal intencionado y entonces resulte perjudicial.


Artículo Completo

El término “inteligencia artificial” fue creado en 1956 durante la conferencia de Dartmouth College, ubicado en Hanover, New Hampshire, Estados Unidos de América, aunque para entonces ya se había trabajado en ello durante cinco años, en los cuales se propusieron muchas definiciones distintas, que no habían logrado ser aceptadas totalmente por la comunidad investigadora.

La inteligencia artificial es una de las disciplinas más nuevas, junto con la genética moderna. En ese año, John McCarthy acuñó la expresión «inteligencia artificial», y la definió como: "...la ciencia e ingenio de hacer máquinas inteligentes, especialmente programas de cómputo inteligentes".

La inteligencia artificial (IA), también llamada inteligencia computacional, es la inteligencia exhibida por máquinas. Según las ciencias de la computación, una máquina “inteligente” ideal es un agente racional flexible, que percibe su entorno y lleva a cabo acciones que maximicen sus posibilidades de éxito en algún objetivo o tarea.

El término inteligencia artificial es aplicado cuando una máquina imita las funciones “cognitivas” que los humanos asocian con otras mentes humanas, como por ejemplo: "aprender" y "resolver problemas". ​

A medida que las máquinas se vuelven cada vez más capaces, la tecnología que alguna vez se pensó que requería de inteligencia, se elimina de la definición. Por ejemplo, el reconocimiento óptico de caracteres ya no se percibe como un ejemplo de la "inteligencia artificial," habiéndose convertido en una tecnología común.​ Otros avances tecnológicos todavía clasificados como inteligencia artificial, son los sistemas de conducción autónomos o los capaces de jugar al ajedrez, por ejemplo.

Según Takeyas (2007) “...la IA es una rama de las ciencias computacionales dedicada a estudiar modelos de cómputo capaces de realizar actividades propias de los seres humanos, con base en dos de sus características primordiales: el razonamiento y la conducta”.​

Para Nils John Nilsson, son cuatro los pilares básicos en los que se apoya la inteligencia artificial:

  • “Búsqueda del estado requerido en el conjunto de los estados producidos por las acciones posibles”.

  • “Algoritmos genéticos (análogo al proceso de evolución de las cadenas de ADN)”.

  • “Redes neuronales artificiales (análogo al funcionamiento físico del cerebro de animales y humanos)”.

  • “Razonamiento mediante una lógica formal análogo al pensamiento abstracto humano”.

En la Inteligencia Artificial, se han desarrollado diferentes lenguajes específicos, para los distintos campos de aplicación. Dichos lenguajes, en su mayoría, cuentan con una serie de características comunes que podemos resumir de la siguiente forma: "este tipo de software ofrece una gran modularidad. Posee gran capacidad de tomar decisiones de programación hasta el último momento, es decir cuando el programa ya está ejecutándose. Además, ofrece una gran variedad de facilidades en el manejo de listas, y esto es importante, ya que las listas son la estructura más habitual usada para la representación del conocimiento en la Inteligencia Artificial. Facilita la realización de ciertos tipos de deducción automática permitiendo también la creación de una base de hechos (lugar donde se recogen los datos iniciales del problema a resolver y los resultados intermedios una vez obtenidos). Hacen posible el uso simultáneo de estructuras que incorporan conocimiento declarativo y conocimiento procedimental. Tiene una marcada orientación gráfica".

Asimismo, las herramientas de Inteligencia Artificial permiten hacer un seguimiento de todos los cambios realizados a lo largo de toda la sesión. Disponen de herramientas capaces de desarrollar programas, que son capaces de comprender otros programas y también de realizar modificaciones sobre ellos.

Stuart Russell y Peter Norvig señalan los siguientes tipos de la inteligencia artificial:

  • “Sistemas que piensan como humanos.- Estos sistemas tratan de emular el pensamiento humano; por ejemplo las redes neuronales artificiales. La automatización de actividades que vinculamos con procesos de pensamiento humano, actividades como la toma de decisiones, resolución de problemas y aprendizaje”.

  • “Sistemas que actúan como humanos.- Estos sistemas tratan de actuar como humanos; es decir, imitan el comportamiento humano; por ejemplo la robótica. El estudio de cómo lograr que los computadores realicen tareas que, por el momento, los humanos hacen mejor”.​

  • “Sistemas que piensan racionalmente.- Es decir, con lógica (idealmente), tratan de imitar o emular el pensamiento lógico racional del ser humano; por ejemplo los sistemas expertos. El estudio de los cálculos que hacen posible percibir, razonar y actuar”.

  • “Sistemas que actúan racionalmente (idealmente).- Tratan de emular de forma racional el comportamiento humano; por ejemplo los agentes inteligentes. Está relacionado con conductas inteligentes en artefactos”.

También existen distintos tipos de percepciones y acciones, que pueden ser obtenidas y producidas, respectivamente, por sensores físicos y sensores mecánicos, en máquinas, pulsos eléctricos u ópticos en computadoras, tanto como por entradas y salidas de bits de un software y su entorno software. Varios ejemplos se encuentran en el área de control de sistemas, planificación automática, la habilidad de responder a diagnósticos y a consultas de los consumidores, reconocimiento de escritura, reconocimiento del habla y reconocimiento de patrones.

Los sistemas de IA actualmente son parte de la rutina en distintas áreas como la economía, la medicina, la ingeniería y la milicia, y se ha usado en gran variedad de aplicaciones de software, juegos de estrategia, como ajedrez de computador, y otros videojuegos.

Además de lo ya señalado, existe Inteligencia Artificial que puede identificar cada uno de los instrumentos de una pieza musical, y aislar el sonido de aquel que una persona quiera escuchar en forma individual.

Por ejemplo, si estamos viendo un video musical en YouTube, y deseamos escuchar solo uno de los instrumentos, mediante la Inteligencia Artificial será posible ejecutar un proceso de edición para reproducir solo el sonido de ese instrumento, reduciendo el volumen del resto. De modo que con un simple clic, podríamos alternar los sonidos de cada uno de ellos. Este sistema, denominado PixelPlayer, utiliza el potencial del Aprendizaje automático “auto-supervisado”, y fue entrenado con más de 60 horas de videos.

En esta primera etapa, puede identificar hasta 20 instrumentos. Debido a lo anterior, en poco tiempo podría convertirse en una herramienta para restaurar o mejorar la calidad de sonido de películas o conciertos antiguos. De igual manera, podría aplicarse en el entrenamiento de robots para que identifiquen los sonidos de su entorno, y puedan reconocerlos en diferentes escenarios.

No cabe duda que “ya nada es como antes”, como señala un comercial en la televisión, y la inteligencia artificial continúa avanzando muy rápido en diferentes áreas, sorprendiéndonos a menudo.

Bibliografía

  1. Poole, David. “Computacional Intelligence, a LogicalApproach”. Nueva York, Oxford University, Press, 2018.

  2. Russel y Norvig, “Inteligencia Artificial, un Enfoque Moderno”, 2009.

  3. Schank, Rger C. “Where’s the AI”. AI Magazine.

  4. Takeyas, B. “Introducción a la Inteligencia Artificial”, Instituto Tecnológico de Nuevo Laredo, Tamaulipas, México, 2018.

  5. McCarthy, John. “What is Artificial Intelligence”, 2011.

  6. Stuart Russel y Peter Norvig. “Inteligencia Artificial, un Enfoque Moderno”.

  7. Nils John Nilsson, Universidad de Stanford, USA, 1985.

© 2019 por INSPIRING. Todos los derechos reservados. Zapopan, Jalisco, México.

Newsletter