Vinculación entre Empresa, Gobierno y Universidad, ante el cambio gubernamental

Actualizado: 12 de mar de 2019


En el próximo gobierno de México, la vinculación entre empresa, gobierno y universidad resultará fundamental para impulsar el desarrollo.

¿Qué Sucede?

Aunque existen algunos proyectos en los que se ha logrado conjuntar la participación de las empresas, el gobierno y las universidades, se requiere profundizar y multiplicar estos esfuerzos para avanzar en las distintas vertientes del desarrollo.

¿Por qué es Importante?

La vinculación entre el quehacer gubernamental, el desarrollo de las empresas y las labores que desempeñan las instituciones de educación superior, forma un trinomio de gran importancia que resulta clave para impulsar proyectos económicos diversos en la próxima administración, en sus tres niveles de gobierno.

¿Cómo Afecta?

De manera positiva, ya que esta tendencia propiciará que disminuyan las viejas estrategias de desarrollo económico basadas en la acción individual del sector industrial, comercial, o del sector gubernamental, y se aplique en las estrategias de desarrollo económico basado en el conocimiento, aplicando recursos en los tres niveles de gobierno.

Artículo Completo

El mundo globalizado en que vivimos ha propiciado que la dinámica de la sociedad haya cambiado, e influido para sustituir los esfuerzos aislados institucionales o particulares, para evolucionar a un sistema más flexible en el que se traslapan las acciones y se trabaja de manera coordinada bajo reglas específicas. Muestra de ello es que las universidades públicas no funcionan como una empresa fundadora mediante instalaciones de incubación; la industria y el comercio, deben asumir, el papel de un inversionista de riesgo, por medio de la innovación en pequeñas empresas.

Asimismo, podemos citar el caso de Suecia, en el cual se reunieron un grupo de jóvenes expertos en computación y consultores empresariales, para desarrollar una empresa de comercio electrónico, ya que esto evidenció que un nuevo negocio está al alcance de una sociedad, cuya industria estuvo liderada por grandes empresas durante varias décadas. Cabe señalar que el gobierno sueco respaldó los programas empresariales, además de vincularse con las universidades; asimismo, las instalaciones de las incubadoras universitarias han estado disponibles para apoyar estas iniciativas, lo que resalta otra vez que el abajo hacia arriba se encuentra con el arriba hacia abajo de una manera creativa, generando un más amplio espacio para la innovación, que el que podría probablemente provenir de esfuerzos aislados.

Por lo que se refiere a México, ha prevalecido el sistema tradicional en el que gobierno, universidad, industria y comercio, se mantienen desvinculados. Ante esta situación, se deben integrar y lograr un cambio dirigido al mejoramiento de las perspectivas innovadoras, ad rem de revolucionar el sistema mediante el cual las venideras entidades gubernamentales, vincularían laboratorios adyacentes a los centros universitarios, sector industrial y comercial, a fin de lograr una verdadera incorporación.

El nivel multinacional, nacional y regional, también deben ser considerados. En el nivel regional se puede encontrar esta vinculación de esferas institucionales, que involucra las áreas de conocimiento, de consenso y de innovación, creadas en la intersección de las esferas. Al respecto no se precisa dicho orden en la secuencia, ya que una inversión de los órdenes tradicionales de las etapas del desarrollo existe entre los posibles resultados.

El Plan Nacional de Desarrollo (PND) 2013-2018, plantea la conveniencia de vincular los esfuerzos entre gobierno, empresa y universidad, para avanzar en temas relevantes tales como el impulso al sector productivo, así como a la ciencia, la tecnología y la innovación. Sin embargo, en la práctica ha hecho falta un impulso decisivo que permita alcanzar dicho objetivo, lo que revela cierta falta de coordinación entre las partes involucradas.

Muestra de ello es que durante las últimas décadas nuestro país no ha logrado consolidar la vinculación con las universidades y el sector productivo, y no ha destinado el número de recursos económicos suficientes en materia de ciencia, tecnología e innovación, en comparación con otros países como los de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

Las nuevas redes regionales, establecidas mediante interacciones trilaterales pactadas, pueden permitir el surgimiento o la renovación de complejos de alta tecnología y la creación y organización de nuevos sectores industriales. La vinculación entre comercio, industria, gobierno y universidades, requiere de nuevos aprendizajes, comunicaciones y rutinas de servicios por parte de las instituciones que producen, difunden, capitalizan y regulan los procesos de generación y aplicación del conocimiento útil. (Bautista, Evelio Gerónimo.2015).

Durante el sexenio del ex presidente Felipe Calderón Hinojosa, del presidente actual Enrique Peña Nieto y el virtual presidente electo Andrés Manuel López Obrador, han organizado reuniones con equipos multidisciplinarios de expertos de las Cámaras industriales y Comercio, UNAM, CONACYT y del Foro Consultivo de Ciencia y Tecnología, para generar los lineamientos que resuman los efectos benéficos de la inversión en la ciencia, la tecnología e innovación en el país, con un enfoque de vinculación universidades-empresas y apoyado por el gobierno.

Han señalado la necesidad de contar con “programas de apoyo a la investigación en torno a la política general, Instituciones de Educación Superior (IES) estatales con mejores capacidades de investigación y vinculación con el sector productivo, así como la existencia de una comunidad científica abierta y organizada en redes” (Foro Consultivo de Ciencia y Tecnología. 2013, pág. 18). Asimismo, en dichos lineamientos se establece el imperativo de impulsar la vinculación con los académicos y con sus pares a nivel institucional, nacional e internacional, ya que existe una “desarticulación que ha provocado una escasa vinculación de los programas de posgrado con el sector productivo, dejando sin área de aplicación los conocimientos que los recursos humanos formados en Ciencia y Tecnología adquieren durante su preparación en el posgrado” (Foro Consultivo de Ciencia y Tecnología, 2013, pág. 24).

Cabe destacar que la vinculación de la universidad, los centros de investigación y las empresas, es fundamental en el logro de objetivos y, consecuentemente, en el desarrollo económico de México. Existen numerosos centros de investigación, pero no se han aprovechado de manera suficiente, debido a que la universidad y la empresa requieren de una mayor coordinación; en ocasiones persiguen un propósito diferente (Saavedra G. María L. 2009).

Diversos autores coinciden en la importancia de encontrar el modo de interrelacionar a las instituciones de educación superior con el sector productivo, vincularlos y así generar una cooperación mutua, misma que pueda consolidarse y desarrollarse por medio de la participación del gobierno a través de políticas y programas de fortalecimiento.

Solamente de facto, cuando las empresas mexicanas se apoyen en las universidades y el gobierno, serán capaces de competir con cualquier mercado del exterior. El conocimiento y la innovación se vislumbran como capaces de generar competencias, destacando tres grandes rubros en la producción y aprendizaje en nuestra era del conocimiento: 1) aprender haciendo; 2) aprender usando y; 3) aprender interactuando.

Conclusiones:

El próximo gobierno, debe destinar un mayor presupuesto para la detonación de las instituciones de educación superior y el sector productivo y social, a fin de generar un mayor número de proyectos de colaboración. Es decir, el gobierno debe valorar más la aplicación del conocimiento y una certidumbre en el sector industrial y comercial, en virtud, de llevar a la práctica estrategias de vinculación que hagan crecer la economía del país. Con el involucramiento de las instituciones de educación superior en los sectores productivos y sociales, se elevaría la calidad de la enseñanza, se desarrollarían las competencias, se aumentaría la competitividad de las regiones y se lograría el objetivo de beneficiar a todas las partes.

Bibliografía

*Bautista, Evelio Gerónimo. La Importancia de la Vinculación Universidad – Empresa – Gobierno en México. Vol. 5, Número 10, Revista Iberoamericana para la Investigación y el Desarrollo Económico (RIDE), 21 pp. 2015.

*Comité Intersectorial para la Innovación. México. 2011.

*Foro Consultivo de Ciencia y Tecnología. México, 2013.

*Gobierno de la República. México. Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018.

*Saavedra G., María L. Problemática y Desafíos Actuales de la Vinculación Universidad Empresa: El Caso Mexicano, Revista: Actualidad Contable Faces (REDALYC). Vol. 12, N°19, 2009.


© 2019 por INSPIRING. Todos los derechos reservados. Zapopan, Jalisco, México.

Newsletter