López Obrador y la Educación en México



La reforma educativa no ha producido los resultados esperados y López Obrador se ha unido a las voces que la critican y rechazan, ofreciendo nuevas opciones.

¿Qué Sucede?

En México la educación se ha rezagado en muchos aspectos, según lo revelan los estudios comparativos hechos con otros países y el presidente Enrique Peña Nieto decidió impulsar la llamada reforma educativa para tratar de solucionar la problemática existente, pero algunos opinan que se trata más bien de una reforma laboral.

¿Por qué es Importante?

Durante su campaña hacia la presidencia de la república, Andrés Manuel López Obrador presentó diez puntos relacionados con su propuesta sobre la educación, y afirmó que dará marcha atrás a la reforma educativa, para adoptar un nuevo modelo educativo que resulte más efectivo.

¿Cómo Afecta?

Ante la victoria obtenida por López Obrador, existe gran expectativa de la estrategia y las acciones que llevará a cabo en torno a la educación, y si realmente dará fin a la reforma educativa, o si sólo realizará cambios para mejorarla. Esto podrá resultar positivo o negativo, dependiendo del modelo educativo que se aplique y de las reacciones de quienes participan en la educación de México.

Artículo Completo

Durante la campaña a la presidencia de la república, Andrés Manuel López Obrador participó en Guelatao, Oaxaca, el 12 de mayo de 2018, en la tierra donde nació el presidente de México, Benito Juárez García, en el denominado Encuentro Nacional con Maestros Democráticos”, organizado por la coalición “Juntos haremos historia”, presentó los siguientes 10 compromisos por la educación en México:

1. “Vamos a fortalecer la educación pública gratuita y de calidad en todos los niveles escolares, bajo la premisa de que la educación no es un privilegio es un derecho del pueblo”.

2. “Habrá alimentación en todas las escuelas de educación básica de las zonas pobres y marginadas del país”.

3. “Todos los estudiantes de preparatoria o de nivel medio superior obtendrán una beca mensual para evitar la deserción escolar”.

4. “Los estudiantes de familias de escasos recursos económicos que estudien en universidades o en escuelas de nivel superior obtendrán una beca de 2 mil 400 pesos mensuales. No habrá rechazados; 100 por ciento de inscripción a todos los jóvenes que deseen ingresar a las universidades”.

5. “Será prioritario fortalecer a las Escuelas Normales y a la Universidad Pedagógica Nacional para actualizar los métodos de enseñanza, aprendizaje y mejorar la calidad de la educación”.

6. “Se cancelará la mal llamada reforma educativa. Haremos uso de las facultades del Ejecutivo para detener las afectaciones laborales y administrativas al magisterio nacional. Habrá justicia para todos los afectados por la imposición de la mal llamada reforma educativa. Habrá justicia para cesados injustamente, para presos políticos y para las víctimas de la violencia. Asimismo, enviaremos desde el inicio de gobierno las iniciativas de reformas a las leyes que vulneran la dignidad y los derechos de los maestros de México”.

7. “Vamos a elaborar conjuntamente, con los maestros, con los padres de familia, con pedagogos especialistas, un plan educativo que mejore, de verdad, la calidad de la enseñanza sin afectar los derechos laborales del magisterio. ¡Nunca más una reforma educativa sin el magisterio!”

8. “Se respetará la independencia y la autonomía de los trabajadores de la educación en México. El gobierno no intervendrá en la vida interna de sus organizaciones para garantizar una plena democracia sindical. Democracia como forma de vida y como forma de gobierno. Democracia como forma de vida significa democracia en la familia, democracia en la comunidad, democracia en el sindicato, democracia en la escuela y democracia en el país”.

9. “Se retomarán las propuestas alternativas de educación que cada entidad federativa ha impulsado, como el plan para la transformación del estado de Oaxaca y, en particular, se apoyará la educación indígena, respetando y preservando las lenguas, las tradiciones, las costumbres, el medio ambiente y la organización social comunitaria”.

10. “Se suspenderán las cuotas que pagan los padres de familia para el mantenimiento de las escuelas y el gobierno destinará, de manera directa, recursos con estos propósitos a los consejos escolares de participación social”.

López Obrador señaló que no se puede llevar a cabo una reforma educativa sin la participación activa de los maestros, e insistió que se puede elaborar un plan para mejorar la enseñanza de manera conjunta, sin afectar los derechos laborales del magisterio.

“El propósito de esta asamblea es tener esta comunicación con maestros y padres de familia; ya ustedes saben que estamos luchando por la transformación de México”, expresó.

Cabe señalar que, tanto en Miahuatlán como en Guelatao, refrendó su compromiso con los maestros de Oaxaca de cancelar la mal llamada reforma educativa, y terminar con las privatizaciones en todos los sectores.

“Porque esa política no ha servido. Solo ha servido para enriquecer a unos cuantos, a los que se creen amos y señores de México”, afirmó.

Lo anterior ocurrió durante el proceso electoral, y ahora que López Obrador ha ganado la contienda, habrá que ver si se mantiene firme en el decálogo sobre los puntos en materia educativa, o moderará su discurso. Tomando en cuenta las divisiones existentes dentro de la Coordinadora Nacional de la Educación y la existencia de grupos antagónicos.

Al respecto, las declaraciones de Esteban Moctezuma Barragán, quien fungirá como secretario de Educación Pública, son más moderadas, aunque sí se refieren a una revisión de la reforma educativa y lograr que sea de fondo y no sólo de aspectos laborales.

En cambio, López Obrador durante su campaña, mantuvo su discurso agresivo y manifestó que llegado el momento enviará al Congreso una iniciativa legal, para “Quitar todas las leyes o preceptos que afecten la dignidad del magisterio”, pero ahora que ha resultado triunfador en la elección, en el documento en que entregó a las organizaciones de la sociedad civil, no incluyó en ninguna de las respuestas la idea de cancelar la Reforma Educativa, sino de establecer grupos de coordinación con la administración actual, para conocer los avances existentes en su implementación.

Podemos advertir que, en el discurso de Oaxaca, López Obrador expuso un decálogo en el cual ratificó frases de campaña y puntos de su “Proyecto alternativo de nación”, entre los que destacan: “no habrá rechazados, 100 por ciento de inscripción a todos los jóvenes de universidades y becas mensuales a estudiantes de media y superior de escasos recursos”.

Además afirmó que promoverá las propuestas alternativas de educación que cada entidad federativa ha impulsado, como el Plan para la Transformación del Estado de Oaxaca (el denominado PTEO), el cual representa la esencia de las propuestas de los maestros disidentes que, en la práctica, pretenden ampliar sus redes de control de la educación pública en el estado, administrar el presupuesto educativo, que los líderes de la Sección 22 distribuyan las plazas, ascensos y recompensas extraordinarias a los docentes.

A diferencia de lo anterior, en el documento para el Foro 10 por la educación, López Obrador dijo que apoyará la enseñanza del idioma inglés, el uso de las nuevas tecnologías y lamentó que el nuevo modelo educativo llegara al final del sexenio; “por eso es que las primeras tareas serán garantizar la viabilidad de su implementación paralelamente a una gran consulta con los maestros, padres de familia, expertos y sociedad en general”. Además, ofreció crear un equipo conjunto con integrantes del gobierno saliente, “para darle seguimiento a la implementación del Nuevo Modelo Educativo”.

Lo anterior revela que se manejan dos tipos de discurso, que de manera coincidente abarcan diez puntos, pero que ofrecen cosas diferentes: unas en favor de los grupos disidentes que rechazan la reforma desde sus inicios, otras imposibles de cumplir (como por ejemplo que todo el que quiera ingrese a la educación superior). En cambio, la otra postura del futuro presidente de México, contrasta con propuestas de continuidad de la Reforma Educativa, incluyendo la evaluación docente, pero con la participación de padres de familia y los colectivos escolares (que ya están incluidos en las nuevas leyes), con lo cual “…se pretende que los intangibles de la labor docente, como el trato humano que significa enseñar, se tomen en cuenta”.

¿Cuál será la estrategia que adopte López Obrador cuando sea presidente de México? Quizá resulte una amalgama que abarque puntos de ambas posturas, pero todo parece indicar que a fin de cuentas tendremos una postura moderada, en la que existirá la influencia de Esteban Moctezuma, el nuevo secretario de Educación Pública.

Con base en lo expresado, es posible que tengamos un tercer decálogo matizado, que trate de conciliar intereses de quienes intervienen en el ámbito educativo, pues no le convendrá al futuro presidente del país que la CNTE le dispute el poder, ni que la sociedad civil organizada le imponga condiciones.

Faltan pocos meses para que se inicie el nuevo gobierno federal y en breve conoceremos las directrices y estrategias que se aplicarán en materia educativa, materia a la que urge darle un gran impulso en todos los niveles.

Bibliografía

· Excélsior, 12 de mayo de 2018.

· AMLO Reforma Educativa. Morena, 26 de diciembre de 2017.

· Animal Político. 11 de febrero de 2018.

* Ornelas, Carlos. Excélsior. 29 de julio de 2018.


© 2019 por INSPIRING. Todos los derechos reservados. Zapopan, Jalisco, México.

Newsletter