Elecciones Intermedias en USA, 2018



¿Logrará triunfar el Partido Republicano en las elecciones intermedias de los Estados Unidos de América a celebrarse en noviembre, para conservar la mayoría?

¿Qué Sucede?

Actualmente el Partido Republicano tiene mayoría en el Congreso de los Estados Unidos de América, pero en las elecciones del 6 de noviembre del 2018, en el que se renovará la Cámara de Representantes y un tercio del Senado, podría triunfar el Partido Demócrata, cambiar la composición, y complicar la aprobación de iniciativas jurídicas del presidente Trump y la aplicación de su política.

¿Por qué es Importante?

Si los resultados son favorables al Partido Republicano en las elecciones intermedias de noviembre, el presidente Trump afianzará su poder y se facilitará la aprobación de sus iniciativas legales y el cumplimiento de los compromisos y propuestas que ha hecho, y las que pueda realizar en el futuro.

¿Cómo Afecta?

Las elecciones intermedias de noviembre son fundamentales, porque de los resultados que se obtengan dependerá el rumbo que seguirá la política en los Estados Unidos de América, facilitará el ejercicio del gobierno del presidente Trump si gana el Partido Republicano, o se dificultará en caso de vencer el Partido Demócrata. Además, los resultados impactarán las relaciones internacionales de USA.

Artículo Completo

A los presidentes estadounidenses les preocupan las elecciones intermedias relacionadas con la legislatura, las cuales se dan a los dos años de su periodo gubernamental, ya que existe la posibilidad de que su partido pueda perder varios escaños en la Cámara de Representantes y en el Senado, lo cual, en caso de ocurrir, les provocará dificultades para la aprobación de leyes futuras y les provocará problemas para gobernar.

Como muestra de lo anterior, durante la primera elección a mitad de la legislatura de Barack Obama, en 2010, los demócratas sufrieron una derrota importante, ya que, a pesar de conservar la mayoría en el Senado, los republicanos ganaron 63 escaños en la Cámara de Representantes.

en Algunos expertos consideran que los republicanos resultarán debilitados en las próximas elecciones del 6 de noviembre del 2018, el que se renovará la Cámara de Representantes y un tercio del Senado, debido a que el índice promedio de aprobación del presidente Donald Trump en su primer año sólo fue del 38.4%, que es el más bajo en la historia de los Estados Unidos de América, lo que revela un gran descontento de la ciudadanía provocado seguramente por las medidas proteccionistas del mandatario, su actitud voluble, por difamar al FBI debido a la investigación realizada en su campaña presidencial, y a su escasa o nula diplomacia para tratar algunos asuntos internacionales.

Ante ese posible escenario, los demócratas preparan una estrategia para tratar de ganar la Cámara de Representantes y recuperar el Senado, lo que les permitiría asumir el control del Capitolio y estar en condiciones de evitar que Trump se reelija.

Existe también la opinión de quienes estiman que, a pesar del panorama descrito, pueden ganar los republicanos y el propio Trump ha asegurado que les irá muy bien en las elecciones de noviembre próximo.

Algunos miembros republicanos tradicionales han expresado su temor de que la escasa popularidad del presidente Trump se traduzca en una derrota en las elecciones intermedias, debido a que los demócratas sólo necesitan 24 escaños más de los que tienen para asumir el control de la Cámara de Representantes.

A pesar de lo expuesto, cabe señalar que Trump es un actor al que le gusta interpretar el papel de villano, insolente y carente de diplomacia, lo que resulta del agrado de un sector del pueblo estadounidense, porque rompe los estereotipos establecidos en la política y en ese caso contará con el apoyo al partido republicano.

El editor conservador Roger Kimball, ha dicho en favor de Trump, que ha tenido varios aciertos como presidente y al respecto ha citado la aprobación del recorte fiscal de 1.5 billones de dólares, la reducción sistemática de la infraestructura reguladora federal y las medidas emprendidas para mejorar la balanza comercial, lo que ha propiciado que gane adeptos su partido.

En cambio, otros republicanos como Bruce Barlett, el cual fuera asesor de Ronald Reagan, quien es miembro de la brigada “Nunca Trump”, ha afirmado que el actual presidente de su país es un conservador por conveniencia, a quien los líderes del partido frecuentemente tienen que reprender por su trato hacia las mujeres, sus expresiones raciales, su establecimiento de aranceles sin medir a fondo las consecuencias y sus actitudes caprichosas, por lo que: “Sería mejor para nosotros perder el poder por una generación, que continuar este fraude”, según ha comentado.

A diferencia de lo señalado anteriormente, casi 75 por ciento de los republicanos apoyan un muro fronterizo con México y sólo 36 por ciento de los republicanos apoya el libre comercio, lo cual resulta revelador.

Cabe señalar que y cuando los índices de aprobación de Trump en el primer año de gobierno únicamente alcanzaban el 38.4%, treinta y tantos por ciento, había poca aprobación de los republicanos en general, pero actualmente, al rebasar los cuarenta y tantos por ciento, han mostrado más tranquilidad y recordado que en el 2016, las posibilidades de que Trump ganara la presidencia parecían mínimas, pero al derrotar a Hillary Clinton, demostró su verdadero poderío y debido a ello podría inclusive repetir en un segundo mandato.

Según Ayres, un analista político: “La renovación económica fue la mayor parte del atractivo de Trump. Quienes votaron por él han indicado en repetidas ocasiones que no les importa su comportamiento con las mujeres, su abolición problemática de las normas, ni los fallos éticos de los miembros de su gabinete. Sin embargo, ahora parecen haber dado por sentada la economía en gran medida”.

Bannon, otro analista político, opina que “una nación es más que una economía. Los votantes que se oponen a Trump están llegando a la misma conclusión. Tal vez sus fondos de retiro estén bien, pero sus objeciones morales son demasiado apremiantes como para ignorarlas”.

“No estoy convencido de que los votantes estén tan enamorados de la economía, que pasen por alto y perdonen todo lo demás que los ha decepcionado en los últimos dos años”, afirma Michael Steele, expresidente del Comité Nacional Republicano.

Mientras algunos republicanos destacan los aciertos de Trump y tratan de justificar sus errores, para los liberales el actual presidente de su país es un cáncer que debe ser extirpado del cuerpo político estadounidense y consideran que los ciudadanos inconformes seguramente votarán en su contra en las elecciones intermedias.

Otro elemento que debemos tomar en cuenta es que más de 30 republicanos en funciones han decidido retirarse de la Cámara de Representantes, por diversas razones, entre las que se encuentran acusaciones de mala conducta sexual, o porque los límites del periodo les impiden continuar como presidentes de comités.

Ante el panorama que se presenta, una buena parte de los demócratas están motivados ante la proximidad de la contienda electoral, debido a que han ganado 36 elecciones especiales de legislaturas estatales desde el 2016, incluidos algunos distritos republicanos, mientras que éstos sólo triunfaron en cuatro.

Alex Seitz-Wald de ABC News escribió en un artículo: “Si eres un liberal con algún interés de servir en el Congreso, tal vez nunca tengas una mejor oportunidad que ahora”. Sin embargo, también existe el riesgo de que las elecciones pudieran impulsar a los demócratas hacia la izquierda, haciendo más difícil el atraer votantes en distritos “indecisos” de inclinación moderada. Esos son precisamente los distritos que los demócratas necesitan ganar.

El activista Nate Lerner ha advertido que el partido demócrata carece de un mensaje que pudiera unirlos, debido a que, aunque hay varias estrellas en este partido, están enfocadas en sus propias aspiraciones, en lugar de lograr su cohesión.

A esto hay que sumar que la recaudación de fondos por parte de los demócratas, ha sido escasa. Como muestra, el Comité Nacional Republicano recabó 132.5 millones de dólares en 2017, contra los 65.9 millones de dólares del Comité Nacional Demócrata.

Durante su mandato, Franklin D. Roosevelt dijo que “un presidente casi siempre pierde en las elecciones a la mitad de la legislatura, porque los votantes quieren recordarle que tienen el poder de controlar el suyo. Ello es especialmente cierto cuando su partido controla ambas cámaras del Congreso”, como ocurre actualmente con el presidente Donald Trump.

Entre las prioridades del presidente actual estadounidense, destacan las de inmigración, cuyo aspecto central es el muro fronterizo con México, cuyo costo se calcula aproximadamente en 25,000 millones de dólares y un plan de infraestructura de alrededor de 1.5 billones de dólares, que requieren el apoyo de los gobiernos estatales, pero también de los demócratas que formen parte del Congreso, y de no conseguir dichos apoyos su promesa de campaña tan reiterada, podría correr peligro.

Al respecto, los demócratas parecen estar de acuerdo en los gastos de infraestructura, pero no así con las ventajas del muro, según opina Short, un analista político.

Debe considerarse también la importancia del voto de los latinos, que ante las políticas aplicadas por el presidente Trump, se muestran inconformes y molestos.

Un aspecto más que debe tomarse en cuenta para las elecciones intermedias, es el de las encuestas, mediante las cuales pueden captarse las opiniones sobre lo que quiere el pueblo estadounidense y lo que los políticos deberían esperar.

No cabe duda que estos meses previos a las elecciones intermedias resultarán cruciales para inclinar la balanza de un lado u otro, y por lo que toca a los intereses de México habrá que ver si se logra aprobar la nueva versión del Tratado de Libre Comercio de América del Norte antes de las votaciones, o si su definición tendrá que esperar después de la celebración de los comicios intermedios en nuestro país vecino.

Bibliografía

*Animal Político. 3 de agosto de 2018.

* Excélsior. 2 de julio de 2017.


© 2019 por INSPIRING. Todos los derechos reservados. Zapopan, Jalisco, México.

Newsletter