Los Legisladores Federales Mexicanos son muy Costosos



Los sueldos elevados y las prestaciones especiales que disfrutan los legisladores federales mexicanos (diputados y senadores), son motivo de crítica nacional e internacional.

¿Qué Sucede?

Desde hace muchos años los salarios y las prestaciones que reciben tanto los diputados como los senadores del Congreso de la Unión se han incrementado en forma desproporcionada, mientras su efectividad legislativa no corresponde a los sueldos recibidos.

¿Por qué es Importante?

Si se redujeran los grandes sueldos que reciben tanto los diputados como los senadores y se suprimieran las muchas prestaciones que reciben, podría disponerse de una buena cantidad de recursos económicos para dedicarlos a otros rubros, como podrían ser programas de apoyo al campo, a fomento del empleo, o a las clases marginadas.

¿Cómo Afecta?

Los miles de millones de pesos que el gobierno federal tiene que destinar para el pago de sueldos y prestaciones de los legisladores federales afecta al país, debido a que se dedica una buena parte del presupuesto a su sostenimiento, mientras en otros rubros importantes se padece de carencia de recursos económicos para impulsar el desarrollo del país.

Artículo Completo

México es uno de los países en el que los legisladores tienen sueldos muy elevados y además disfrutan de una serie de prestaciones y bonos, a pesar de que su productividad en general no resulta óptima.

Según datos estimados, en el Congreso de la Unión, 628 diputados y senadores, junto con sus equipos, alcanzarán una erogación de 66 mil 522 millones de pesos en seis años.

En la actual administración el Gobierno federal que incluye una Legislatura del Senado y dos Legislaturas de la Cámara de Diputados, el Gobierno ha representado una suma destinada al Congreso de la Unión de más de 66 mil 522 millones de pesos para el gasto corriente y el pago de la nómina de los senadores y diputados, incluyendo todos sus equipos. Dicha cantidad, dividida entre los 128 senadores y los 500 diputados, revela que cada legislador federal costará 105.9 millones de pesos al erario en promedio, en los últimos seis años.

Dicho gasto excesivo no se justifica, si tomamos en cuenta que el producto del trabajo de dichos legisladores fue de dos mil 96 leyes, reformas o decretos aprobados en las dos Cámaras, ya que se encuentran pendientes otras cuatro mil 557 (varias de ellas de carácter prioritario).

Entre los temas que en el ámbito legislativo no han sido resueltos de fondo se encuentran el de la inseguridad y la procuración de justicia. Muestra de ello es que la reforma del mando mixto policial está pendiente desde hace cuatro años y la Ley de Seguridad Interior no ha cobrado vigencia debido a las acciones de inconstitucionalidad promovidas en su contra. A esto debemos sumar las reformas al nuevo sistema de justicia penal que no han avanzado, a pesar de la inconformidad de varios gobernadores, alcaldes y juristas.

EL sueldo base de un diputado (conocido como dieta bruta) es de 105 mil 378 pesos, suma que asciende a un millón 264 mil 536 pesos anuales (datos al 20 de diciembre de 2017), a lo que debemos agregar otras prestaciones, como el seguro de gastos médicos, las dietas, autos oficiales, celulares y el desembolso discrecional en las asignaciones a los grupos parlamentarios, una bolsa millonaria que ha llegado a convertirse la “caja chica” de los coordinadores.

Andrés Manuel López Obrador, el futuro presidente de la república, apoyado por Morena, su partido, que tendrá mayoría en la legislatura siguiente, han propuesto una reducción anual en el presupuesto del Congreso de la Unión de cuatro mil millones de pesos, por lo que el presupuesto actual de 13 mil 344 millones de pesos que se maneja actualmente, se vería reducido a nueve mil 344 millones de pesos (incluyendo ambas cámaras).

Martí Batres, quien ha sido electo senador de Morena, explicó que dicho ahorro podría darse por medio de la eliminación de prestaciones o sueldos, la supresión de partidas a grupos parlamentarios y comisiones, la disminución de viajes al extranjero, la reducción de contratos por honorarios, la desaparición del seguro de gastos médicos y la cancelación de compra de parque vehicular. Cabe señalar que dichas medidas de austeridad serán discutidas en los meses siguientes, durante el análisis y la aprobación del presupuesto federal 2019.

Sobre este mismo tema, Alberto Esquer, quien será coordinador de la bancada de Movimiento Ciudadano en la próxima Legislatura en la Cámara de Diputados, ha manifestado que su partido apoya la eliminación de las prestaciones señaladas y comparten las medidas de austeridad propuestas por Morena.

“Todos estos presupuestos deben ser en beneficio de los mexicanos, quitando el derroche económico que se ha venido dando en la Cámara de Diputados. En esa misma agenda estamos proponiendo que se quiten las pensiones a los ex presidentes, el gasto excesivo en la imagen pública de los funcionarios federales y que todo ese dinero de ahorros se vaya a una pensión para los jornaleros agrícolas y para que puedan tener una pensión digna para el retiro”, ha expresado al respecto.

Ha dicho además que su partido promoverá una iniciativa sobre la designación de un fiscal autónomo y promoverán en el Congreso los mecanismos de participación ciudadana que impulsó el partido Movimiento Ciudadano en Jalisco, con la intención de legislar la revocación de mandato, el presupuesto participativo y el gobierno abierto.

“La participación ciudadana debe ser un verdadero ejercicio de Gobierno tanto en lo federal, en lo estatal y en lo municipal. Esa agenda ciudadana la vamos a estar impulsando en lo federal”, aseguró Esquer.

También manifestó que volverán a proponerla para eliminar el fuero a todos los funcionarios, y en materia ambiental promoverán normas relacionadas con el uso de energías limpias y sustentables. Por lo que se refiere al campo, establecerán disposiciones y mecanismos para que los programas sean transparentes y el dinero llegue a quienes verdaderamente lo necesitan.

En lo que atañe a las medidas de austeridad que pretenden aplicar los legisladores de Morena, se recortarían dos mil millones del presupuesto anual de cada Cámara, por lo que la bolsa anual del Senado pasaría a dos mil 905 millones y la Cámara de Diputados bajaría a seis mil 439 millones de pesos.

“Ya estamos hablando de los privilegios de los senadores, pero ahora también vamos a hablar de los privilegios de los altos mandos de la Cámara de Senadores”, comentó Martí Batres.

En lo que alude a las medidas para reducir los altos gastos del Congreso de la Unión, se ha intentado durante varios años en reducir el número de los legisladores plurinominales, pero hasta ahora ninguna iniciativa ha prosperado.

Cuando fue presidente de México Felipe Calderón envió en el año 2009, una iniciativa para reducir de 200 a 100 los diputados plurinominales, pero el Partido Revolucionario Institucional, que tenía mayoría en el Congreso, se opuso por considerarla inviable. El Partido Acción Nacional insistió en el tema en mayo de 2011, pero de nueva cuenta fue rechazada la iniciativa.

Durante su campaña a la presidencia de la república, Enrique Peña Nieto propuso eliminar 100 diputados plurinominales, pero más bien se trató de una estrategia política, pues cuando llegó a la silla presidencial no impulsó ya dicho tema.

Ante la postura de los partidos Movimiento Ciudadano y Morena de aplicar medidas de austeridad que reduzcan de manera importante los gastos elevados del Poder Legislativo, valdría la pena que agregaran la disminución de los diputados plurinominales, pues al ser mayoría, esta vez sí podrían lograrlo y conseguir un importante ahorro presupuestal que sería factible dedicarlo a programas dirigidos a beneficiar a los grupos vulnerables del país.

Bibliografía

*El Informador. 7 de agosto de 2018.


© 2019 por INSPIRING. Todos los derechos reservados. Zapopan, Jalisco, México.

Newsletter