La Crisis Económica en Turquía



La crisis económica en Turquía afecta también a otros países.

¿Qué Sucede?

Turquía enfrenta una enorme crisis económica que se agrava día con día y su gobierno no ha encontrado la estrategia para remediar la situación, además dicha problemática ha afectado las economías de otros países del mundo.

¿Por qué es Importante?

Precisamente porque no sólo se trata de una problemática económica local, sino de alcances internacionales que se reflejan en las bolsas del mundo y en la cotización de sus monedas frente al dólar, como ocurre en el caso de México.

¿Cómo Afecta?

En el ámbito local, Turquía padece una crisis económica que afecta a la población y se vuelve cada vez más difícil, lo que podría desencadenar enfrentamientos al no vislumbrarse una solución, y a varios países del mundo también les provoca afectaciones financieras.

Artículo Completo

La crisis económica que padece la República de Turquía tiene repercusiones internacionales debido al contagio financiero.

En dicho país se han conjugado los siguientes elementos: la depreciación de la lira turca, una inflación elevada, el incremento en los costos de endeudamiento y el aumento en el incumplimiento de los préstamos.

Dicha crisis económica fue provocada por el déficit excesivo en la cuenta corriente, la deuda en moneda extranjera y la equivocada política económica de tasas de interés del presidente de Turquía Recep Tavvip Erdogan.

Además de lo anterior, durante largo tiempo se ha presentado en ese país una baja tasa de ahorro y desde que el presidente mencionado asumió el poder, Turquía ha registrado enormes y crecientes déficits en la cuenta corriente, de $33.1 billones en 2016, $47.3 billones en 2017, y de US $7.1 billones en el mes de enero de 2018, lo que se traduce en uno de los déficits de cuenta corriente más grandes del mundo.

Los bancos y las grandes firmas de Turquía han tenido que recibir grandes préstamos en monedas extranjeras y dicho país requerirá aproximadamente de $200 mil millones al año para financiar su gran déficit en cuenta corriente y su deuda en vencimiento, mientras que corre el riesgo de que se agoten, pues el gobierno tiene reservas brutas en moneda extranjera de únicamente $85 mil millones.

Entre los asuntos que han empeorado la situación destacan los desacuerdos políticos del presidente turco con países importantes como Alemania, Francia y los Países Bajos, a lo que se sumó el apoderamiento de los activos de quienes se sospechó que participaron en el fallido golpe de estado ocurrido en 2016 y la depreciación paulatina de la lira.

Asimismo, el autoritarismo del gobernante turco quien ha tratado de silenciar la información de los analistas financieros en Turquía, y su interferencia en el banco central han agravado la situación.

De acuerdo con la información obtenida, a fines de 2017 la deuda corporativa en moneda extranjera en Turquía se había más que duplicado desde el 2009, hasta llegar a $214 mil millones, después de compensar sus activos en moneda extranjera.

La lira turca ha registrado un historial de pérdida acelerada de valor con respecto al euro, superando la equivalencia de cinco liras por euro a principios del 2018. Además, en un mes la lira turca perdió 20% frente al dólar.

A pesar de las estrategias tranquilizadoras del gobierno turco ante la situación existente, los turcos se muestran muy preocupados por el futuro de la economía, e inclusive esto propició que se convocaran elecciones anticipadas.

Debido a lo ocurrido, los economistas pidieron un aumento en las tasas de interés para tratar de frenar la inflación, pero el presidente turco se opuso en un principio, hasta que la situación se agravó y el banco central tuvo que anunciar un aumento de emergencia en dichas tasas de 13.5% a 16.5%.

Durante el surgimiento de la crisis económica, los prestamistas turcos se vieron afectados por las peticiones de reestructuración de las empresas que no podían pagar su deuda cotizada en dólares o en euros, debido a la pérdida de valor de sus ganancias en la lira turca.

Si bien las instituciones financieras habían sido el motor de la bolsa de Estanbul durante muchos años, al representar casi la mitad de su valor, a mediados de abril sólo equivalían a un tercio. La calidad de los activos de los bancos turcos, así como su coeficiente de solvencia, se deterioraron a lo largo de la crisis.

Los bancos aumentaron continuamente las tasas de interés para los préstamos comerciales y de consumo y las tasas de los préstamos hipotecarios, a un 20 por ciento anual, lo que frenó la demanda de las empresas y los consumidores.

La crisis económica en Turquía se ha agudizado cada vez más y el viernes 13 de agosto del presente año, su moneda local, registró su nivel mínimo frente al dólar, al caer hasta 17 por ciento, ya que a las 09:29 horas de la Ciudad de México, la lira se cotizaba en 6.49 unidades respecto al dólar, que es el nivel mínimo de esta jornada. Su nivel máximo durante esta jornada fue de 6.87 unidades.

La caída de la lira no sólo ha afectado a Turquía, sino que ha perjudicado a los mercados en todo el mundo, entre otras razones por las siguientes, de acuerdo con el periódico El Financiero:

1.- Turquía mantiene una tensa relación con Estados Unidos en diversos aspectos, entre los cuales se encuentra la imposición arancelaria al acero y aluminio, dictada por el gobierno de Donald Trump en marzo pasado, a lo que se sumó otro aumento del 20% para el aluminio y del 50% para el acero el viernes 13 de este año.

2.- Entre los motivos que han agravado las relaciones entre ambos países se encuentra la detención del pastor evangélico Andrew Brunson, quien está acusado por presuntamente apoyar a un grupo que intentó perpetrar un golpe de Estado en el territorio turco en 2016, el cual permanece cautivo a pesar de las demandas de liberación del gobierno estadounidense.

3.- Debido a la tensión existente entre los dos países, la lira turca ha perdido más del 25 por ciento de su valor en lo que va del año.

La frágil economía turca cada vez se debilita más, debido a su alto nivel de deuda en dólares que día con día se vuelve más costosa.

La inflación en el país se ha disparado y los precios al consumidor subieron casi 16 por ciento sólo en julio de 2018.

4.- La caída de la lira no sólo afecta a la economía turca. Según el Financial Times, la depreciación de la lira podría perjudicar a los bancos europeos como BBVA, UniCredit y BNP Paribas.

El economista Timothy Ash, de CNBC News ha opinado que el informe del Finantial Times era "sensacionalista", ya que las pérdidas incurridas por los bancos serían por sucursales locales subsidiarias que habían invertido utilizando liras turcas y no dólares estadounidenses.

Sin embargo, aclaró que, si bien los bancos en Turquía se mantuvieron en forma razonable, el país ha tenido problemas con su balanza de pagos, lo cual se produjo porque se había permitido que la economía se sobrecalentara.

Además, afirmó: "En última instancia, no hay credibilidad en el Banco Central de Turquía y cero credibilidad en las políticas turcas. Lo que sea que hagan, el mercado no les cree".

5.- Ante la difícil situación económica en Turquía, el presidente Erdogan pidió a la población que intercambiara el oro y los dólares por liras.

"Si hay alguien que tenga dólares u oro bajo el colchón, debería cambiarlo por liras en nuestros bancos. Esta es una batalla doméstica, nacional", argumentó el mandatario a una multitud en la ciudad de Bayburt, en el noreste del país.

"Esta será la respuesta de mi pueblo a quienes han librado una guerra económica contra nosotros", aseguró.

6.- Con el propósito de adoptar medidas para resolver la complicada situación, el nuevo ministro de Finanzas turco, Berat Albayrak, reconoció que la independencia del Banco Central es fundamental para la economía, prometiendo una mayor disciplina presupuestaria y dar prioridad a las reformas estructurales.

Además, Albayrak prometió anunciar a la brevedad un “nuevo modelo económico”.

7.- Debido al fuerte tropiezo de la lira ocurrido el viernes 10 de agosto pasado, las bolsas y monedas a nivel mundial reaccionaron de forma negativa.

Por ejemplo, en Europa, el índice Mibtel de la bolsa de Milán mostró el peor desempeño al caer 2.17 por ciento, seguida de Frankfurt que perdió 1.98 por ciento en su índice FTSE-100, la mayor disminución en más de una semana.

En Estados Unidos, los principales indicadores mostraban descensos. El promedio industrial Dow Jones cayó 0.42 por ciento, a 25 mil 401.19 unidades, mientras que el S&P 500 perdió 0.49 por ciento, a 2 mil 839.64 unidades. El Nasdaq cedió 0.72 por ciento, a 7 mil 834.71 unidades.

En el caso de México, el dólar tuvo una fuerte apreciación hasta llegar a las 19.30 unidades en ventanilla bancaria, cifra mayor a las 19.00 unidades reportadas el jueves como cierre por Citibanamex.

La crisis económica que vive Turquía y su impacto financiero en otros países, es una muestra de las relaciones múltiples que caracterizan al mundo globalizado en que vivimos.

Bibliografía

*Redacción @ElFinanciero_Mx

10/08/2018.

*El Universal, 13 de agosto de 2018.

*Ambito.com. 14 de agosto de 2018.

*Con información de Reuters y Notimex.


© 2019 por INSPIRING. Todos los derechos reservados. Zapopan, Jalisco, México.

Newsletter