El derecho de un Etiquetado Nutrimental Comprensible



Es muy importante contar con un etiquetado nutrimental comprensible en nuestro país, a fin de identificar las características de los productos y alimentarnos sanamente.

¿Qué Sucede?

Aunque en nuestro país existe el etiquetado en los productos industrializados que consumimos, muy pocas personas suelen leer su contenido y los que lo hacen no saben interpretar la información existente, porque no resulta lo suficientemente clara.

¿Por qué es Importante?

El contar con un etiquetado nutrimental comprensible permite a los individuos no sólo tener la información necesaria para decidir si consumirá un producto industrializado, sino alimentarse de manera adecuada.

¿Cómo Afecta?

El derecho de contar con un etiquetado nutrimental comprensible, permite a las personas interpretar con mayor facilidad los datos sobre los ingredientes y porciones de los alimentos industrializados, y esto le ayuda a tomar decisiones fundadas sobre su consumo, lo que puede evitarle que contraiga enfermedades.

Artículo Completo

Cuando compras un producto industrializado ¿sueles revisar la etiqueta nutrimental? En México, se sabe que muy poca gente lo hace, pero ¿qué importancia tiene esto? El desconocimiento sobre lo que elegimos comer, puede ser una de las causas por las cuales la prevalencia de enfermedades crónico-degenerativas como la obesidad, diabetes, dislipidemias e hipertensión, ha aumentado.

El etiquetado nutrimental es una obligación de las empresas de alimentos y, por lo tanto, es un derecho que tenemos los mexicanos de estar informados. La Norma Oficial Mexicana NOM-051-SCFI/SSA1-2010, actualmente describe la información que debe de incluirse en los productos industrializados. A pesar de esto, se han hecho estudios para ver si en nuestro país, las personas suelen revisar las etiquetas y lo más importante, si las entienden. Dichas investigaciones han concluido que no es una práctica común, debido a la complejidad en la interpretación del etiquetado, e incluso estudios hechos en profesionales de la salud han encontrado lo mismo. Para que la información nutrimental sea útil en la decisión de comprarlo o no, la población necesita saber cuántas kilocalorías requiere al día; sin embargo, en un estudio realizado en 2016 se concluyó que 76.3% no lo sabe, 40.6% lee el etiquetado nutrimental y sólo 13.8% considera que es “muy comprensible” (Shamah, et al., 2016).

La etiqueta nutrimental posterior, se utilizó por muchos años en nuestro país como medio de comunicar a la población lo que contenía un producto en energía y nutrimentos. En el 2010, se modificó el etiquetado nutrimental y además de la tabla nutrimental posterior se añadió el etiquetado frontal, el cual se basa en las guías diarias de alimentación (GDA). Éstas, presentan una declaración nutrimental con la cantidad y porcentaje de aporte calórico de grasas saturadas, otras grasas y azúcares totales, porcentaje de contenido de sodio y energía por envase o porción.

Entonces ¿por qué no es útil el etiquetado actual basado en las GDA? Para comprenderlo se requiere de conocimiento matemático, de tiempo para la interpretación, contiene términos no específicos, no toma en cuenta a la población vulnerable (analfabetas, niños y adolescentes), y no fue diseñado por expertos en nutrición y salud pública, lo que puede implicar un conflicto de intereses.

Debido a lo anterior, se propuso crear un etiquetado frontal que proporcionara información directa, sencilla, visible y fácil de entender, que apoye al consumidor a seleccionar los productos más saludables. En otros países como Chile, Brasil, Perú y Canadá, se han implementado estrategias estructurales en salud pública, como medios para disminuir las prevalencias de enfermedades crónico-degenerativas, entre ellas el presentar etiquetas que sean entendibles para la población.

En Chile, en el 2015, se aprobó la etiqueta de advertencia con sellos frontales. En el Artículo 5 de la Ley de composición nutricional de los alimentos y su publicidad, obliga a rotular los alimentos que contengan elevados contenidos de energía, azúcares, grasas y sal y otros que determine el reglamento, como “alto en…”, u otra determinación equivalente, lo cual debe ser fácilmente reconocible. La propuesta de reglamento de ley 20.606 en este país fue: “Será obligatorio destacar las características nutricionales de cualquier tipo de alimento cuando su contenido energético, de sodio, azúcares totales o grasas saturadas, no sea el que contiene en forma natural, y supere el valor establecido en el presente Reglamento”. Además, “la forma de destacar las citadas características nutricionales será estampando el descriptor “EXCESO DE”, seguida de: “GRASAS SATURADAS”, “SODIO”, “AZÚCARES” ó “CALORÍAS”, en uno o más símbolos octagonales independientes. Un punto importante adicional a este Reglamento es que en sus Artículos 6°, 7° y 8° prohíbe la venta de estos productos, así como su publicidad, al interior de los establecimientos educacionales. Asimismo, el ofrecimiento o entrega a título gratuito, y su publicidad a menores de 14 años (Ministerio de Salud, 2018).

En noviembre de 2017, la Secretaría de Salud solicitó al Instituto Nacional de Salud Pública la constitución de un grupo de académicos que fueran expertos en etiquetado, independientes y libres de conflictos de interés para el análisis del etiquetado nutrimental vigente. En julio del presente año, se publicó la postura de dichos autores en la revista “Salud Pública de México”. El proyecto encabezado por "El Poder del Consumidor", hizo un llamado a la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), para que trabajara en favor de la sociedad al modificar el etiquetado actual de la mano de la industria y basándose en las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), y de las conclusiones del grupo de académicos.

En febrero de este año, la SCJN decidió atraer el amparo en revisión y desgraciadamente desechó el proyecto la semana pasada. De acuerdo al comunicado, la Segunda Sala del Alto Tribunal rechazó por mayoría de cuatro votos el proyecto de los etiquetados.

A pesar de la resolución del SCJN, "El Poder del Consumidor" seguirá promoviendo esta iniciativa. Dicha institución, tiene una aplicación gratuita titulada “Escáner nutrimental”, cuyo objetivo es informar a la población sobre la cantidad de azúcar, grasa, sodio y calorías en los productos industrializados que comemos. Mientras tanto, el papel de los profesionales de la salud, específicamente de quienes somos nutriólogos(as), radicará en educar a la población en cómo leer y comprender una etiqueta nutrimental, tomando en cuenta el tamaño de las porciones que se están refiriendo, la cantidad de grasas totales, colesterol, azúcar y sodio, así como los ingredientes contenidos en el producto industrializado.

Una buena alternativa para saber si el producto que queremos consumir es recomendable o no, es elegir aquel que contenga la menor cantidad de ingredientes, ya que es una señal de que no tiene tantos aditivos y conservadores.

En México, tenemos la fortuna de tener una disponibilidad enorme de alimentos en su forma natural en los mercados, por lo que definitivamente, la recomendación es preferir estos alimentos y cocinarlos en casa. Lo anterior puede tener un costo en cuestión de tiempo y esfuerzo, pero una ganancia en tu salud y en tu bienestar.

Bibliografía

Diario Oficial de la Federación. MODIFICACIÓN de la Norma Oficial Mexicana NOM-051-SC­FI/SSA1-2010, Especificaciones generales de etiquetado para alimentos y bebidas no alco­hólicas preenvasados-Información comercial y sanitaria, publicada el 5 de abril de 2010. México: DOF, 2014.

Shamah T, Cuevas L, Gaona E, et al. Encuesta Nacional de Salud y Nutrición de Medio Cami­no 2016: Informe final de resultados. Instituto Nacional de Salud Pública. Cuernavaca: INSP, 2016.

Ministerio de Salud. Gobierno de Chile. Manual de Etiquetado Nutricional de Alimentos. Disponible en: http://www.minsal.cl/ley-de-alimentos-manual-etiquetado-nutricional/


© 2019 por INSPIRING. Todos los derechos reservados. Zapopan, Jalisco, México.

Newsletter