Dubai, un Emirato Árabe de Ensueño



Dubai, uno de los Emiratos Árabes Unidos, pasó de ser un sitio petrolero a una nación desarrollada, con avances urbanísticos y un atractivo turístico de ensueño.

¿Qué Sucede?

En sus orígenes, Dubai era un emirato árabe dedicado a la pesca y a la recolección de perlas y posteriormente optó por investigar en su zona de mar territorial sobre la existencia de petróleo, lo que le permitió saber que disponía de una gran cantidad de reservas de oro negro, lo que le dio gran impulso a su economía, pero además decidió convertir a dicho lugar en un atractivo turístico de primer mundo.

¿Por qué es Importante?

El caso de Dubai es un ejemplo a seguir, pues sólo requirió de algunas décadas para cambiar su vocación de emirato árabe pesquero y vendedor de perlas, a nación petrolera y además decidió apostar por el turismo de primera clase, lo que ha fortalecido su economía y convertido en un sitio atractivo y próspero.

¿Cómo Afecta?

El desarrollo vertiginoso que ha tenido el emirato árabe de Dubai, ha provocado un impacto positivo en su población y además se ha convertido en un polo de atracción de inmigrantes y de visitantes y además ha sabido manejar sus reservas petroleras.

Artículo Completo

Los Emiratos Árabes Unidos, país situado en la costa del golfo Pérsico, en el desierto de Arabia, está formado por siete emiratos: Abu Dabi, Sarjah, Ajmán, Fuyaira, Sharja, Dubai, Ras al-Khaimah y Um al-Calwain. Cada emirato tiene su propio gobernante, que en el caso de Abu Dabi es actualmente a la vez, presidente del país. Los límites entre los mencionados emiratos resultan complicados, debido a que hay enclaves de unos dentro de las fronteras de otros.

Antiguamente, el territorio ocupado por los Emiratos Árabes, estaba poblado por tribus belicosas que realizaban al saqueo de los barcos mercantes que navegaban por sus costas; se dedicaban además a la pesca, y de manera particular a la recolección de perlas.

En el año de 1818, Gran Bretaña invadió el territorio que hoy en día ocupan los Emiratos Árabes Unidos (EAU) y se apoderó del puerto de Ras al-Khaimah.

Posteriormente, en 1853, el gobierno británico suscribió con los jeques de la costa un tratado mediante el cual se estableció una “tregua marítima perpetua”, zona que pasó a llamarse “Costa de la Tregua”. En 1892, Gran Bretaña y los Estados de la Tregua acordaron establecer el protectorado, que finalizó en 1971, año en que los emiratos se federaron y constituyeron un país independiente. Los emiratos, según su constitución, conservan una autonomía política, judicial y económica, por tanto, su “congreso”, el Consejo Federal Nacional, es un órgano exclusivamente consultivo, siendo los gobiernos de cada emirato quienes tienen la competencia legislativa sobre la mayor parte de asuntos, con total independencia entre ellos. No hay elecciones, ni partidos políticos (Álvarez del Real, María Eloísa: 1986).

El petróleo es la principal fuente de ingresos de los EAU, el componente esencial de su PIB, y gran parte de la economía no petrolífera depende del gasto del Gobierno, que a su vez está basado en sus ingresos derivados del oro negro. El petróleo fue descubierto en Abu Dhabi en 1958 y en Dubai en 1966; también hay algunas pequeñas cantidades en Sharjah y Ras Al Khaimah, pero más del 90% de las reservas se encuentra en Abu Dhabi, Se estima que el país tiene reservas para más de 100 años.

En lo relativo a los antecedentes históricos de Dubai, durante las primeras tres décadas del siglo XX, su economía dependió de sus actividades comerciales en el golfo Pérsico, era conocido como la “Venecia del Golfo” y su población llegaba aproximadamente a 10, 000 habitantes. Hacia la década de 1930, comenzó a darse mayor énfasis a la planificación urbana, sin embargo, tras la crisis económica internacional de 1929, la Segunda Guerra Mundial y la producción de perlas sintéticas por parte del Japón, el emirato se vio envuelto en una difícil situación económica, que ocasionó el cese definitivo del comercio de perlas, por lo que varios de sus habitantes se mudaron a Arabia Saudita y Kuwait, entre 1940 y 1950.

Como una alternativa para mejorar la economía, además de intensificarse el comercio con otros puertos, se utilizó la estrategia relacionada con la búsqueda de yacimientos de petróleo, por lo que se contrató a Iraq Petroleum Company para llevar a cabo los trabajos de investigación submarina. Además, en los años de 1950, el gobierno británico trasladó sus oficinas administrativas de Sharjah a Dubai. La incorporación de redes eléctricas y de telefonía y servicios médicos de primer nivel, así como de nuevos modelos educativos, un cuerpo de policía eficiente y una instancia encargada de proyectos en desarrollo de la capital, incluyó la construcción del aeropuerto del emirato.

Hacia 1966, el descubrimiento de enormes yacimientos de petróleo propició que la economía de Dubai tuviera un gran impulso en la industria petrolera del país, pero además el gobierno tuvo el gran acierto de no depender sólo de ésta, sino que también fortaleció otros sectores, como el de la construcción, el comercio, los servicios financieros, el aeronáutico y el turismo, lo que propició una modernización y transformación de este emirato, pues pasó de ser un sitio de contrastes en el que había zonas de gran belleza arquitectónica, y otras de la clase baja en la que había chozas y panoramas desoladores, a un emirato en el cual se logró un mayor equilibrio urbanístico y una mejor distribución de la riqueza, como lo revela su baja tasa de desempleo, que ha atraído a una gran cantidad de extranjeros a mudarse a este sitio en busca de mejores oportunidades laborales.

Actualmente, Dubai tiene construcciones y obras de infraestructura notables, como los hoteles de lujo Burj Al Arab y Burj Khalifa (el más alto del mundo, con 828 m de altura), los puertos de Mina Rashid y Jebel Ali, y el conjunto de islas artificiales The World y The Palm Islands.

Su cultura está influenciada por el Islam, la sociedad árabe y beduina, lo que se constata en sus normas de etiqueta, vestimenta, la gastronomía, el arte y la literatura.

Por lo que se refiere a su gobierno, se rige por una monarquía constitucional, que encabeza el jeque Mohamed Bin Rashid Al Maktum desde el año 2006. Sus objetivos están dirigidos a la planificación urbana, los servicios a la ciudadanía y el mantenimiento de los servicios locales. Cabe señalar que la mayor parte de la población que reside en este lugar es de origen extranjero y proviene, en su mayoría, del resto del continente asiático (Hinojosa Flores, Ricardo:1976).

Hoy en día Dubai representa un sitio turístico muy atractivo, con un número creciente de visitantes, quienes disfrutan el contraste del desierto con el mar, las modernas construcciones y vialidades del emirato, así como los hoteles de primer nivel, la comida típica, el encuentro con su cultura y los variados servicios que ofrece. Sus gobernantes tuvieron el acierto de no sólo depender de la riqueza petrolera del emirato, sino de romper el paradigma y reinventarse de una manera impresionante.

Bibliografía

  1. Álvarez del Real, María Eloísa. Primera Edición, Editorial América, S.A., México, 1986, 272 pp.

  2. Hinojosa Flores, RicardoPrimera Edición. Publicaciones Continentales de México, S.A., México, 1976, 576 pp.


© 2019 por INSPIRING. Todos los derechos reservados. Zapopan, Jalisco, México.

Newsletter